Opinión


El kinder de Alvarado

Publicado:

malatesta.jpg

La columna de Malatesta

Por: Aldemar Valdez "Malatesta".

Humberto de la Calle y Rafael Pardo eran, hace 25 años, esa especie de muchachos bachilleres al lado de los de los niños del Kinder de Gaviria, ese famoso gabinete del Presidente Gaviria como eran Fabio Villegas, Manuel José Cepeda, Miguel Silva, Ricardo Santamaría, Fernando Carrillo, Gabriel Silva quienes por distintos caminos trabajaron como Ministros del Presidente Gaviria en busca de la paz y 25 años después son la élite de la política nuestra.-

Muchachos menores de 30 años metidos con todo en temas importantes y cruciales para el futuro del país como la convocatoria de la Asamblea Constituyente,  la incorporación plena del M-19, el EPL, el PRT y el Quintín Lame a la política legal y todo lo relacionado con esa especie de  justicia transicional, como era la que se necesitaba para negociar con la guerrilla en esos años de los 90.-  Esos muchachos, tan solo conocidos por Gaviria y su equipo, eran los responsables de la justicia con las Farc, del siempre eterno fuero penal militar y por eso su conocimiento y experiencia en asuntos como el fallo de La Haya sobre la delimitación marítima entre Colombia y Nicaragua en estas épocas de hoy.

Pero, por  encima de todos muchachos de Gaviria, todos esos  miembros del kínder, estaban  Humberto de la Calle y Rafael Pardo Rueda y quienes, al día de hoy, no parecen haber envejecido ni física ni espiritualmente.-

Y hoy enfrentan el proceso de paz con las FARC y con tanto éxito que por eso uno admira la inteligencia de esos chicos  de ayer porque las FARC no los olvidan pues con ellos en el Gobierno, ese gobierno ordenó el bombardeo a Casa Verde, sede central y casa de Manuel Marulanda, Tirofijo, el mismísimo día en que los colombianos votábamos para elegir a los miembros de la Constituyente, la autora de la actual constitución política nuestra.-

Hoy los recuerdo habida cuenta  que a su imagen y semejanza Ricardo Alvarado Bestene cincela, desbasta, entalla, graba, pule y talla una nueva generación de funcionarios todas y todos menores de 30 años. Y son de esos trabajadores  de 24 horas y siete días semanales y sin horario y con un patrón, Alarado Bestene,  que solo sabe decir como un expresidente colombiano: Trabajar y humanizar,  trabajar y dulcificar y apiadarse  y trabajar sin politiquería y sin intereses personales.- Y al igual que esos  otros chicos de hace 25  años no eluden las  responsabilidades de talla mayor y acatan y acuerdan y comulgan con la seguridad democrática, la confianza inversionista y la cohesión social de Arauca toda.

Todos los días están en sus trabajos y vestidos de la manera más deportiva y más joven y más moderna que uno se pueda imaginar. Y con ellos se acabaron esos personajes de  la burocracia  acartonados, envejecidos y depauperados, esos que solo creen que la soberbia y la insolencia dan capacidad, porte y elegancia.-

Y con su jerga moderna nos parecen   raperos porque vemos en ellas y ellos a esos  jóvenes a los que les gusta el género musical del rap y el  hip-hop y sus gestos que nos recuerdan el estilo de baile break dance, el skate board, los graffitis. y por supuesto, el cantar (MCs) o escuchar música Hip-hop,  con celulares en la mano a toda hora, carros baratos pero nuevos, todos frescos y formales,   vestidos de pantalón y chaqueta y lejos de las corbatas  que envejecen y erradican toda formalidad moderna los ve uno en las mañanas en la cafetería de la gobernación y sí, allí los vemos  frescos e  informales y a ellos hablando del campeonato frustrado del Nacional o la gloria pasajera del Santa Fe o  la histeria de la mechita y ellas, como toda llanera, diciendo que si o haciendo gestos del sí o comiendo todo sin grasa y sin azúcar para no engordar.- Pero saben que una vez salgan de allí, a  partir de ese momento quedan disponibles para medírsele a lo que ordena Alvarado,  así les parezca muy difícil de lograr.

Gracias a Alvarado los araucanos tenemos una nueva generación burocrática, muy disciplinada y dispuesta a hacer olvidar la era de los veteranos colaboradores, esos acartonados y soberbios y politiqueros funcionarios.- 

Pero sin tener miedo a esa disculpa cobarde  de los que tienen miedo de decir lo que piensan porque quieren quedar bien con todos, esos del “ que no son todos los que están ni están todos los que son “, me  es grato reconocer que Alvarado, no solo quiere humanizar las relaciones entre araucanos sino airearlas y darles nueva vida y moderna,  especialmente con sus muchachitas, llenas de ese agradable olor de los 20 – 30 años, con una  altanería natural y eterna y joven de los 20 años, propias de esas niñas, chicas o muchachitas de un espíritu  provocador y desafiante y casi que retador.  

Es me hace recordar que los  viejos burócratas, esos acartonados que  solo hablan del pasado porque no tienen futuro, ya dejaremos de verlos.- Alabado sea Dios.- Siente uno alegría con esas muchachitas  que parecen pero no son  anárquicas, eso sí son bizarras, valientes y hermosas así nos parezcan, pero no son,  petulantes, engreídas, esas niñas que enfrentan el destino con optimismo, seguras en sí  mismas, que ponen out  y se burlan de quienes son predicadores, oradores o misioneros  de nostalgias, melancolías y aflicciones.

Pero si Usted no es de los eternos limosneros de contratos ni de los buscapuestos por recomendación ajena  ni de los que no planifican  ni preveen  ni de los que mantienen hablando mal del Gobernador y hasta piensan en revocarle el mandato, hombre,  Usted es de esos que va a la gobernación y con la visión Alvaradista de un Arauca humana y digna  ve la vida con  alegría,  y si le toca esperar lo hace con alegría pero con una alegría  dionisíaca y se desboca hacia esos  linderos lejanos que le señalan las nuevas generaciones en la burocracia departamental, especialmente, y el orden no altera la importancia, Beatriz Elena Vageón y Laura Vanessa Sanchez.- . Cuando estas niñas niegan algo lo hacen con tanta araucanidad que la gente no solo no se molesta sino que  salen con la convicción que “La vida comienza mañana”.- Es decir, no dejan perder la esperanza.-

Para ellas, Beatriz  y Laura,  como que cada día en su  amanecer está impregnado  de eternidad y nos han convencido  que la vida no es más que un  fortín de murallas invencibles  y por eso creen que  ante un no nunca debemos esperar desgracias o cosas  que se le parezcan.-

Hoy no hacemos otra cosa que  hablar  que  vamos a dejar atrás una generación de viejos que no querían entregar el relevo en esta competencia, que es la vida.- En hora buena Laura y Beatriz nos han enseñado que  la juventud  no es un lastre para la sociedad, como parecen sugerir algunos muchos,  sino un activo indispensable para la evolución del Departamento de Arauca  porque tienen, como ellas dos,  capacidad innovadora y transformadora. Ellas, Beatriz y Laura  son dueñas sin egoísmo de una  visión joven que puede y debe  aportar soluciones, así sean  inéditas,  a viejos problemas porque ellas han asumido que su  compromiso juvenil es  mover a la sociedad araucana con amor, con araucanidad, y muy reconciliada hacia esa paz territorial que tiene en mente su jefe y nuestro Gobernador Ricardo Alvarado Bestene.-

Así, pues, del Kinder de Alvarado, por un lado Laura Vanessa, esa niña con cierto sex-appeal, con esa su apariencia cautivante y a veces sofisticada, esa niña  pura sonrisa, esa chica de ese Kinder de Alvarado que bajo esa apariencia afable y simpática no es la niña  flexible como parece. Es rica en valores y principios.-

Y, por el otro,  Beatriz Elena, esa niña emotiva, con sensibilidad humana, llena toda de intuición, receptividad, encanto y mucha gracia, idealista, esa niña que nos ha enseñado  encontrarle un sentido a la vida para que así sintamos que existimos plenamente. Y también rica en valores y principios.-

Así le rindo homenaje a este Kinder de Alvarado y con Beatriz o Laura a la cabeza porque ya es hora que veamos a nuestra gente como son, es decir, quienes somos y no que somos.- El quien es el que hace al líder, como lo son estas dos niñas del Kinder de Alvarado.- malatesta.-