Crónicas, cuentos y novelas


El nuevo viacrucis de Piriche

Audiencia: La Fiscalía pidió que se repusieran los dineros que no ingresaron a la campaña.

Audiencia: Según la Fiscalía, el burgomaestre hizo promesas y pagos en dinero y especie en techos de zinc a los electores.

Audiencia: La audiencia se desarrolló en Sala 512E del Complejo de Paloquemao de Bogotá.

Audiencia: Fraude procesal, concierto para delinquir, corrupción al sufragante y falsedad en documento privado son los delitos por los cuales Benjamín Socadagüi estará en la cárcel de La Picota.

Por: Harold Rozo Cruz / Bogotá

Anoche, mientras usted se hallaba de rumba, iba para su casa, estaba a punto de irse a la cama o esperaba el comienzo de la larga y tediosa teletón, un grupo de periodistas y camarógrafos esperábamos en el complejo judicial de Paloquemao, el evento del día: la audiencia de imputación de cargos del actual alcalde de la ciudad de Arauca Benjamín Socadagüí Cermeño (Piriche), capturado ayer mismo sobre el medio día, y a quien se le imputan 4 delitos: concierto para delinquir, fraude procesal, corrupción al sufragante y falsedad en documento privado.

Aunque en un principio se esperaba que hacia las 7:00pm se iniciara el procedimiento, la jueza de turno se encontraba adelantando otra audiencia en el mismo complejo, por lo cual había que esperar a que culminara este acto. Por su parte los fiscales del caso estaban impacientes esperando desde temprano la imputación, pues de acuerdo con su criterio todas las garantías estaban dadas para que el señor Socadagüí Cermeño pudiera tener una defensa justa. En ese momento se rumoraba entre nosotros los periodistas y camarógrafos que no se daría inicio al trámite hasta tanto no llegara desde Arauca el abogado personal del alcalde, quien se disponía a viajar por aire.

La espera fue larga, entre charla y charla preparábamos todo para la llegada intempestiva del denunciado alcalde, las cámaras se montaban, se enfocaba la toma, se probaban las luces, los whatsapp iban y venían. Poco a poco fueron llegando algunos sobrinos y una sobrina cuya angustia por la suerte de su tío era palpable, así como una mujer que se presentó como auxiliar del abogado, quien se transportaba en una camioneta de servicio público afiliada a una empresa contratista de obras.

A las 8:29pm se vio entrar al alcalde a través del pasillo, aparte de mí, ninguna otra persona lo conocía, era natural, yo lo había visto muchas veces cuando era candidato, y como periodista estuve presente cuando se lo anunció oficialmente como el nuevo alcalde de Arauca y realizó una caravana multitudinaria por las principales calles de la ciudad. Me consta que tenía una multitud de fervientes seguidores. Aparte de las señas que ya le había dado a los camarógrafos sobre la fisonomía del alcalde (gordito, bajito, cachetón, moreno y calvo, las cuales al parecer incomodaron a la sobrina), mi deber – así lo sentí en ese momento – era señalar al personaje cuando hiciera su entrada, así que me dispuse a obturar.

Disparé una ráfaga de flashes sobre él, la cual en un principio pareció sorprenderle pues cerró los ojos, luego bajó el rostro, pero al final encaró a los medios. Fue entonces cuando saqué la grabadora dispuesto a “ponerle el micrófono”, aunque no esperaba que diera alguna declaración, en algunos momentos esta estrategia es lo suficientemente disuasiva y se pueden obtener algunas palabras (como periodista freelance hay que ser multimedial). Inmediatamente uno de los miembros del CTI que custodiaba al señor Benjamín Socadagüí me hizo a un lado; lo único que atiné a preguntarle era si se consideraba inocente.

A pesar de la situación el alcalde entró caminando con soltura, sin esposas y con paso rápido, custodiaban 4 policías, 2 del CTI y 2 de la PONAL; fue conducido hacia la sala 103A, luego de lo cual la puerta se cerró tras de sí.

Aunque en ese momento pensamos que todo acabaría allí, pues los colegas, quienes conocían con anterioridad a la jueza, aseguraban que ella nunca permitía el ingreso de los periodistas o medios a las audiencias, de todas formas nuestro deber era esperar. Faltaban a lo sumo 15 minutos para las 9:00pm, cuando la propia jueza de garantías mandó llamar a los periodistas. En ese momento únicamente nos encontrábamos allí una colega de Caracol y yo.

En la sala frente a la cual se encontraba Socadagüí, nos presentamos ante la jueza quien nos indicó que ella era abierta a la presencia de la prensa en la audiencia y que aunque no estaba acostumbrada a lidiar con los medios, nos iba a permitir el ingreso siempre y cuando siguiéramos unos mínimos lineamientos. En concreto nos invitó a la imparcialidad y a no tergiversar la información, a respetar la presunción de inocencia y a comportarnos dentro del recinto, también nos pidió el favor de mantenerla anónima por su seguridad, por supuesto aceptamos, también le indicamos que otros medios estaban allí presentes aunque sin periodistas (RCN y Noticias Uno).

Esperamos en la sala e hicieron ingresar al público, la audiencia comenzó a las 9:00pm, entró la jueza, todos de pie y entonces trajeron al indiciado. Se realizaron las presentaciones respectivas, juez, fiscalía, abogado defensor. Entonces se le indicó al alcalde que se presentara.

A Benjamín Socadagüí Cermeño se le escuchó la voz por primera vez; sentado y con la voz ligeramente quebrada, en un volumen muy bajo dijo su nombre, número de cédula, lugar de residencia y número de celular. Entonces la jueza le indicó que cambiara de asiento con su abogado, para que los representantes de la defensa y la fiscalía se dispusieran uno al costado del otro. Quedaron dispuestos así: En el fondo de la sala a la izquierda la jueza y a mi derecha su auxiliar. Frente a ellas al costado izquierdo, de izquierda a derecha y de espaldas al público Benjamín Socadagüí el alcalde, el abogado Luis Gustavo Moreno y a la derecha los dos fiscales del caso.

Hay que hacer aquí una aclaración. En vista de que al señor Socadagüí se le respetaran sus derechos en este proceso, un abogado de oficio de la Defensoría del Pueblo se hizo presente. Sin embargo, en virtud de que el alcalde ya tenía abogado, le pidió permiso a la jueza para retirarse, de esta forma la Fiscalía asumía que ya que el abogado del señor Socadaguí conocía con antelación de la investigación, el defendido contaba con todas las garantías.

En este punto de la diligencia el abogado defensor Moreno, le manifestó a la magistrada que le hacía la solicitud de receso de la audiencia, toda vez que el abogado de confianza de Piriche, Gustavo Barrera, estaba en camino a la ciudad de Bogotá y estaría arribando en cualquier momento. La jueza le preguntó al defensor qué relación tenía con el doctor Barrera, a lo que él respondió que no lo conocía.

En ese momento la jueza le pregunta al fiscal del caso si tiene alguna objeción para que se realice un aplazamiento a la espera del abogado personal de Benjamín Socadagüí, titubeando un poco el fiscal contesta que no hay inconveniente. De inmediato la jueza dictamina que la audiencia queda aplazada, manifiesta además que: “mi turno termina a las 10:00 de la noche” y que procederá a archivar la carpeta para que el próximo juez de turno lleve el caso. Da por terminada la sesión ante la estupefacción de todos los que nos hallábamos allí.

De la misma manera como entramos vamos saliendo uno por uno y solo permanecen en el recinto los representantes de la Policía Judicial, los abogados y asesores del señor Socadagüí. Al final hasta los familiares fueron desalojados.

En seguida quienes asistimos como periodistas nos enteramos que la nueva audiencia se celebraría el día siguiente a las seis de la mañana y que otro juez tendría esa papa caliente.

Esta historia termina con los familiares del alcalde de Arauca empacándole en un morral algunos snacks, y bebida, además de sus anteojos, incluso quieren dejarle un cuaderno pero el miembro del CTI que los vigila les pide arrancarle las hojas debido a la imposibilidad de permitirle al detenido portar el alambre del argollado. En ese momento otros medios más ya habían hecho presencia y aprovecharon la salida de Benjamín Socadagüí Cermeño para realizar las tomas que no habían efectuado antes; custodiado de nuevo, lo seguimos a través de los pasillos hasta que finalmente lo ingresaron a un recinto del mismo edificio. Después cada cual tomó su camino.

La decisión de la Juez

Al día siguiente comenzó la audiencia donde el Alcalde escuchó las imputación de delitos de la Fiscalía. Con la cabeza gacha oyó cómo el fiscal decía que de manera dolosa obstruyó a la justicia y aseguraba tener unas interceptaciones telefónicas para probarlo.

También tienen declaraciones de testigos sobre las dádivas que ofrecía el mandatario, con tal de recibir apoyo de sus electores.

Le imputaron la autoría de concierto para delinquir y mencionaron la casa que sorteó en campaña y entregó una vez posesionado en el cargo, como un acto de constreñimiento.

La fiscalía agregó que Socadagüí cometió el delito de falsedad en documento privado por omitir el origen de los recursos que utilizó para financiar su campaña.

Según la Fiscalía, el burgomaestre hizo promesas y pagos en dinero y especie en techos de zinc a los electores, con tal de que lo eligieran como su Alcalde.

La Fiscalía pidió que se repusieran los dineros que no ingresaron a la campaña, pues también el mandatario local habría cometido el delito de fraude procesal.

Y por si esto fuera poco, añadió que Socadagüí también manejó el presupuesto de tal forma que favoreciera económicamente a contratistas.

Por todo lo anterior la jueza dictaminó medida de aseguramiento intramural transitoria en la cárcel de máxima seguridad de La Picota.

De nada sirvió que la defensa argumentara poco tiempo para evaluar las pruebas, la jueza 73 de control de garantías ratificó la decisión.

En un recurso desesperado, la defensa pidió que la prisión de Arauca fuera la morada del burgomaestre para que sus hijos pudieran visitarlo, pero la jueza desechó la petición, alegando que la mamá vivía con ellos y podía cuidarlos bien.

Así termina por ahora esta historia de un proceso penal que apenas comienza y que muy seguramente para el Alcalde de Arauca, Benjamín Socadagüí Cermeño, será una de las pruebas más difíciles de su vida.

"No hubo garantías para Benjamín Socadagüí": Defensor Gustavo Moreno