Leyendas llaneras


El niño de oro

Salir de noche a pescar en canoa por el río Arauca tiene sus riesgos. A quienes se atreven se les aparece un niño de oro, el cual conduce una canoa del mismo metal dorado.

El niño atrae engañosamente con su llanto la atención de los pescadores y al subirlo por curiosidad o por las ganas de ayudarlo, es tal su peso que se hunde, llevándose aferrado en sus pesadas manos a los pescadores inocentes hacia el fondo del río. Se dice, que esta historia es una de las explicaciones del por qué experimentados y curtidos pescadores del río Arauca desaparecen o se ahogan en las noches de pesca.


Tomado del libro: 
De la tradición y el mito a la literatura llanera. Tercera edición: corregida y ampliada
Autor: Temis Perea Pedroza