Arauca


Superada emergencia en el hospital de Arauca. Cadáver en descomposición recibió cristiana sepultura.

Publicado:

La emergencia presentada en el hospital San Vicente de esta capital a raíz de la descomposición de un cadáver, que demoró cinco días en la morgue, quedó superada y gradualmente se han restablecido los servicios que habían sido suspendidos.Las directivas del centro asistencial señalaron que durante los tres días de la alerta sanitaria se dejó de atender gran cantidad de pacientes que estaban programados, y no se prestó atención en las áreas de tomografía, ecografía, farmacia, mamografía, cancerología y rayos X. “Alrededor de 12 pacientes, en su mayoría mujeres embarazadas, a quienes se les debía realizar ecografías, fueron reprogramados y lo más probable es que no se alcancen a atender este año”, sostuvo Javier Vargas Ruiz, trabajador social del hospital. La emergencia fue originada por el cuerpo putrefacto de Galves Dionisio González, de 79 años, quien murió de una insuficiencia renal y un cáncer hepático el pasado fin de semana. Los olores nauseabundos se tornaron inaguantables tanto para empleados como para pacientes, ante lo cual fueron evacuadas las secciones aledañas a la morgue. “Fuimos varias veces en busca del alcalde Wilson Garcés, pero como el mandatario se encontraba en fiestas no nos puso mucho cuidado y se limitó a decir que no había plata y que el contrato con la funeraria se había terminado”, manifestó Luis Alfonso Aperador, directivo del sindicato de trabajadores del establecimiento. “Aunque un cadáver que se encuentre en sitio cerrado no representa riesgo de contaminación y solo genera problemas de tipo ambiental, casi nos toca sacar los niños que estaban en pediatría y los pacientes de las áreas de hospitalización y pensionados”, manifestó el epidemiólogo Jorge Sanclemente, subdirector científico del centro asistencial. El funcionario dijo que en reiteradas ocasiones le pidieron a la alcaldía hacerse cargo del muerto, pero que allí respondieron que el rubro estaba agotado y que el contrato con las funerarias se había terminado, razón por la cual era imposible asumir los gastos fúnebres. “Nosotros no tenemos nada que ver con muertos, sino con gastos funerarios cuando no aparecen los dolientes de una víctima. Además, el hospital se demoró mucho en elevar la solicitud”, sostuvo el secretario de Gobierno municipal, Ciro Alfonso Romero. Por su parte, el director del centro asistencial, Luis Fernando Vescance, indicó que la descomposición del cadáver se debió a que la nevera de la morgue se encuentra dañada desde hace tres meses y Medicina Legal no la ha mandado a reparar. Agregó que la alcaldía no salió con nada y al hospital le tocó correr con los gastos del entierro, porque los dolientes del difunto tampoco aparecieron por ninguna parte y no se podía dejar en la morgue del cementerio, toda vez que esta también se encuentra en deplorables condiciones.