• Colombia
  • Última actualización 07:40 AM
Villanueva celebra un año más de su historia como municipio de Casanare.
Casanare

Villanueva celebra un año más de su historia como municipio de Casanare.

Fue el 2 de agosto de 1982, cuando el presidente Julio César Turbay Ayala erigió a Villanueva a categoría de municipio por medio del decreto 2287, hoy su gente celebra la vida de aquellos que comenzaron a escribir su historia, que soñaron con ver la ciudad que hoy es. Esa ciudad que enamora a quien tiene el placer de conocerla, que atrapa a cada visitante y que se queda en el corazón y en la memoria de cada turista que pisa esta tierra.

Villanueva es gente pujante y luchadora, es desarrollo, es cultura, es fauna y flora, es folclor, es la diversidad de todo un país reunida en un solo lugar.  Sus sabanas son símbolo de libertad, sus campos son sinónimo de prosperidad y su nombre es insignia de esperanza.

Villanueva es un joropo, es un bambuco, es una cumbia, es un arpa, un acordeón y un tambor. Es un llanero, un boyacense, un antioqueño, un santandereano, un afrocolombiano, un costeño... es el refugio donde todos se amañan y nadie es forastero. 

Territorio de paz, de niños alegres y jóvenes soñadores, inspiración de poetas, sendero de belleza incomparable, puerta de oro del Casanare, obra maestra del sumo arquitecto.

Villanueva es sus paisajes, sus lagunas, sus esteros, es un jinete cabalgando mientras entona sus cantos de vaquería, es un hato ganadero que se extiende en la llanura inmensa, es la herencia de sus ancestros, y el orgullo de sus ciudadanos.

Villanueva es aventura, es sabor, es color, es tradición. Es la historia enmarcada en la gloria de ser el municipio más joven del departamento, pero también uno de los más florecientes de toda la región.

Hoy te bañas con el agua de tus ríos, te vistes con la alegría de tu gente, te perfumas con la fragancia de tus campos, y con el aroma de tus palmares, para presentarte hermosa, libre y digna de ser admirada… Mientras tus hijos con el corazón henchido de alegría levantamos nuestra voz para entonar tu himno, para empuñar tu bandera, y para decir: ¡Felices 38 años Villanueva, tierra bendecida por Dios!

Vía: Prensa y Comunicaciones Villanueva.

Compartir esta publicación