• Colombia
  • Última actualización 2024-04-12 10:18:50
Un equipo de investigadores ha desarrollado una herramienta para prever los problemas de agua que se generarían si la frontera agrícola de la región de la Orinoquia se expande.
Meta

Impacto de la expansión agrícola en la Orinoquia: modelo pronostica serias amenazas para la disponibilidad de agua

Según un nuevo modelo predictivo, la expansión de las actividades agrícolas y ganaderas en la región de la Orinoquia podría resultar en una reducción considerable en las descargas de agua y alterar los cauces de sus principales ríos. Este modelo, desarrollado por investigadores en una colaboración internacional, pretende ser una herramienta crucial para la toma de decisiones hacia un desarrollo sostenible en la región.

La Orinoquia, una región vasta y biodiversa de Colombia con más de 340.000 kilómetros cuadrados, es conocida por sus llanuras cubiertas de vegetación y su vital importancia para la biodiversidad global. Sin embargo, la región también ha sido identificada en el Plan Nacional de Desarrollo de Colombia (2018-2022) como una gran reserva de tierras aptas para la agricultura, con 150.000 kilómetros cuadrados disponibles.

Los esfuerzos para expandir la frontera agrícola en la Orinoquia han ido en aumento durante los últimos años, con la llegada de cultivos a gran escala como la palma de aceite y el arroz, acompañada por la ganadería extensiva, una actividad tradicional en la región. Sin embargo, el impacto ambiental de estos cambios ha generado preocupaciones en términos de conservación y sostenibilidad.

Para abordar este problema, un equipo de investigadores de la Universidad de Queensland, Wildlife Conservation Society, The Nature Conservancy y el Centro Internacional de Agricultura Tropical, se han unido para crear el modelo hidrológico predictivo (MoHiTo). El modelo, que simula las condiciones climáticas, los cambios en el uso del suelo y la demanda de agua, busca prever los impactos en el recurso hídrico ante futuras presiones de los sectores dependientes del agua.

"Este modelo permite estimar los impactos en el recurso hídrico con los cambios en el uso de tierras para desarrollo agrícola", explica Carlos Rogéliz Prada, uno de los creadores de MoHiTo. En un estudio publicado en la revista Frontiers en 2021, los investigadores presentaron cuatro posibles escenarios, el más extremo de los cuales preveía una reducción superior al 50 % de las descargas de agua durante períodos secos si se amplían las actividades dependientes del agua en más del 53 %.

Este impacto en la disponibilidad hídrica tendría graves consecuencias para la región, afectando a ríos como el Meta, el Orinoco y el Guaviare. "Es importante que el desarrollo garantice la sostenibilidad de las cuencas y del recurso hídrico", advierte Rogéliz.

La herramienta ya está disponible en línea para aquellos interesados en ver los resultados de los casos de estudio, así como para los técnicos especializados que deseen crear sus propios escenarios y alternativas de desarrollo. Para acceder a la herramienta, visite https://orinoquia.sima-dss.net/VisorOrinoquia/index.html?study-case=13879. Con su ayuda, los planificadores y tomadores de decisiones podrán mejor informados acerca de cómo asegurar un desarrollo sostenible en la Orinoquia.

Compartir esta publicación