• Colombia
  • Última actualización 2024-06-20 16:42:20
El proyecto ha generado un cambio radical en la vida de 22 familias indígenas, fortaleciendo sus procesos de trabajo y la organización comunitaria.
Vichada

Proyecto Agropecuario transforma la vida de familias Indígenas en Vichada

El Fondo Populorum Progressio, creado por el Papa Pablo VI en 1969 para ayudar a los más pobres y promover la justicia social y la paz en América Latina y el Caribe, ha entregado al Vicariato Apostólico de Puerto Carreño en Colombia, un presupuesto superior a los USD 24 mil para la ejecución de un proyecto agropecuario que ha transformado la vida de 22 familias indígenas de los pueblos Sikuani, Piapoco y Salive.

Estas comunidades, ubicadas en regiones de difícil acceso y con limitada disponibilidad de servicios públicos, han invertido los fondos en la compra de 600 pollos de engorde, 400 gallinas ponedoras, 180 bultos de concentrado, 50 comederos y bebederos, además de semillas de diversos cultivos autóctonos como tomate, cilantro, cebollín, pepino, maíz, ahuyama, piña y tallos de yuca.

Con el financiamiento del Fondo, las comunidades indígenas han construido cinco galpones, una huerta y un pozo para el sistema de riego. Con una extensión de 40 metros cuadrados cada uno, los galpones están destinados a la cría de gallinas ponedoras y pollos de engorde. La finalidad es que los productos obtenidos sirvan para el consumo de la comunidad y los excedentes sean vendidos, generando una vía hacia la autosostenibilidad de las familias y un espacio de aprendizaje en diferentes áreas.

La ejecución del proyecto ha contado con la participación local de distintos actores, incluyendo la comunidad, que proporcionó la mano de obra, la Iglesia local que ofreció el transporte de los materiales y la asesoría constante, y entidades estatales y civiles como el Servicio Nacional de Aprendizaje SENA de la Regional Vichada y la Pastoral Social de la Regional del Sur Oriente. El Fondo Populorum Progressio también ha trabajado para obtener los títulos de propiedad de las tierras.

Enfrentando la pérdida de identidad y la precariedad de sus condiciones de vida, estos pueblos indígenas se han propuesto cambiar su realidad apostando por la transformación de su territorio y la creación de una comunidad autosostenible, capaz de producir y comercializar sus propios productos, sin perder su riqueza cultural.

El proyecto respaldado por el Fondo Populorum Progressio se perfila como una alternativa de fortalecimiento integral para las familias indígenas, uniendo a sus miembros en un objetivo común y generando aspiraciones reales para su comunidad.

Compartir esta publicación