• Colombia
  • Última actualización 2021-12-07 21:17:09
Los periodistas y el coronavirus.
Opinión

El periodismo en tiempos del coronavirus.

Por: Jennifer Villamizar

La muerte del periodista del municipio de Arauquita, Edward Carrillo, la primera del gremio por esta causa en el departamento de Arauca, nos debería llevar a reflexionar sobre lo que estamos haciendo, o permitiendo como periodistas.

No se sabe sobre cómo se contagió del virus, pero no es muy difícil imaginar que pudo haberlo contraído en una rueda de prensa a la que le tocó asistir, una entrevista que tuvo que hacer en persona, un evento en el que estuvo presente haciendo cubrimiento, buscando una noticia... El todo es que esta noche una mujer perdió a su pareja y dos niños pequeños perdieron a su papá. Esta vez fue Edward, mañana puede ser cualquiera de nosotros.

Pensemos qué estamos haciendo como periodistas al permitir que se nos exponga al contagio al acudir a ruedas de prensa, eventos con aglomeraciones de gente, reuniones en recintos cerrados, con aire acondicionado, quizás siendo relajados con las medidas de bioseguridad recomendadas por las autoridades pertinentes...

Pensemos qué estamos haciendo cuando, sin meditarlo mucho, corremos a dónde se nos llame, en vez de insistirle a las fuentes y entidades que se utilice la tecnología para las entrevistas, ruedas de prensa, eventos, etc. ¿Acaso la vida no vale más que la noticia? ¿Cómo pueden algunas entidades llamar al distanciamiento social cuando resultan 20 personas, entre funcionarios y periodistas, en una oficina para una rueda de prensa? ¿Es lógico eso?

¿Estamos dispuestos a morir, a dejar sufriendo a nuestros seres queridos, o peor, perder a uno de nuestros familiares y/o amigos tan solo por cumplir con el trabajo? ¿Queremos llevar en nuestras conciencias esa responsabilidad?

Sí, las medidas de prevención del Covid-19 son fundamentales. Pero también debería serlo el insistirle a las fuentes mayor coherencia entre lo que pregonan y lo que terminan haciendo con los periodistas. La información nunca debe estar por encima de la vida.

Compartir esta publicación