• Colombia
  • Última actualización 2024-06-20 16:42:20
Intenso verano redujo un 60% la producción de arroz en el Meta.
Meta

Producción de arroz en el Meta se desploma por efectos del Fenómeno del Niño

La producción de arroz en el departamento del Meta ha sufrido un golpe devastador debido a la intensa temporada seca asociada al Fenómeno del Niño. Néstor Velazco, arrocero del Meta y miembro de la junta nacional de Fedearroz, reveló que las altas temperaturas han mermado la producción en un alarmante 60%, llevando a una dramática disminución de 80 a 30 bultos por hectárea. Esta situación ha generado un impacto negativo considerable en la producción arrocera del segundo semestre del año.

Las pérdidas económicas para los agricultores del Meta son sustanciales. Velazco detalla que, basados en la superficie cultivada durante el segundo semestre, que alcanza las 15 mil hectáreas, y contabilizando un déficit de tres millones de pesos por hectárea, los arroceros enfrentan una pérdida total de 70 mil millones de pesos. Esta situación no solo afecta la producción actual, sino que también aumenta las deudas de los arroceros con las molinerías, quienes tradicionalmente financian los cultivos.

La temporada seca ha exacerbado los problemas, con la expectativa de una disminución en el suministro de arroz para el segundo semestre, lo que probablemente resultará en un incremento de precios debido a la escasez de inventarios. Con departamentos como Meta y Casanare en riesgo de desabastecimiento de agua, los agricultores se encuentran incapacitados para sembrar, lo que agrava la crisis.

Velazco expresa su esperanza de que el Fenómeno del Niño disminuya y permita una cosecha normal en el primer semestre del siguiente año para que los productores puedan recuperarse. Sin embargo, la gravedad de la situación actual requiere una respuesta inmediata.

En respuesta a la crítica situación, los arroceros del Meta están solicitando apoyo económico del Gobierno Nacional. El gremio busca establecer políticas para el sector arrocero que les permitan recuperarse, incluyendo acceso a créditos que hagan viable su actividad en estos tiempos desafiantes. La comunidad arrocera espera que se abra un diálogo para discutir políticas efectivas y encontrar soluciones sostenibles a esta crisis climática y económica.

Compartir esta publicación